CULTURA A GOLPE DE CHEQUE

Es un hecho innegable, que desde la creación del arte como concepto, aproximadamente a finales del siglo XV, al margen del mecenazgo de la iglesia, los coleccionistas y mecenas privados, han estado unidos a los artistas, sus obras, la colección y comisión de las mismas. Nombres como el de la familia Medicci, que pusieron bajo su ala a Miguel Ángel, son un ejemplo de las grandes figuras impulsoras de las artes de su momento, una costumbre que hoy, cuando estamos inmersos en una de las fases más trepidantes en cuanto a lo que a mercado del arte se refiere, no ha desaparecido, simplemente han cambiado de nombre.

 

Al igual que existen grandes obras de arte, con precios astronómicos, como la vendida hace apenas un par de semanas de Jean Michel Basquiat por 110 millones de dólares, también existen obras que no pasan por subasta y que han sido adquiridas por los coleccionistas más exquisitos de todas partes del mundo. Keneth Griffin ha adquirido obras como Interchange de Willem de Kooning o nº17 A de Jackson Pollock por 300 millones cada una respectivamente. Magnates como Steven A. Cohen adquirieron obras de grandes figuras del arte moderno como Picasso, por 155 millones, sin discriminar las últimas tendencias del arte contemporáneo de Willem de Kooning en su obra Woman III, por 137 millones de dólares. Aunque ocasionalmente encontramos figuras anónimas que adquieren obras de Andy Warhol con sus Silver Car Crash (105 millones de dólares), o el Retrato de Adele Bloch-Bauer de Gustav Klimt por 87 millones, también encontramos coleccionistas más reconocibles, como puede ser la familia real de Qatar que compró piezas de Munch, una de sus obras más famosas, de título El Grito, Paul Cézanne y sus Jugadores de Cartas, o el famoso Nafea Faa Ipoipo de Paul Gauguin por 119, 250 y 300 millones respectivamente.

 

Continua leyendo en…https://okdiario.com/opinion/2017/06/02/cultura-golpe-cheque-1044066?utm_source=sharebuttons&utm_medium=mashshare&utm_campaign=mashshare

LOS RECORDS ESTAN PARA BATIRLOS

Diez minutos. Solamente se pujó durante diez minutos, es todo lo que hizo falta para batir el récord de la obra de arte más cara de la historia. En una trepidante lucha de ofertas, finalmente el japonés Yusaka Maezawa, de tan solo 41 años, desembolsó la friolera de 110.487.500 dólares americanos por la obra del artista contemporáneo, discípulo del mismísimo Andy Warhol, Jean Michel Basquiat. Una de las ventas más destacadas de la historia, en una subasta con figuras míticas del arte contemporáneo, como Raushenberg, Lichtenstein o Richter que culmina con un resultado final de 319 millones de dólares aproximadamente.

Untitled, de 1982 (la obra puesta a subasta) es una incomparable obra de arte realizada por el más que célebre Jean-Michel Basquiat. Su fuerte dinamismo declara la llegada a la maestría de un artista, por aquel entonces bastante desconocido, pero que transformaría la manera de entender la pintura contemporánea para siempre. En un torrente explosivo de vigor gestual, Untitled encarna la indomable fuerza de Basquiat como artista y su declaración de estilo de creación insurgente en una consagración hacia el mundo, al color y las marcas que sacudieron el downtown de Manhattan en los principios de los 80 e inauguraron un retorno radical hacia la figuración en la pintura.

 

Continuar leyendo en… https://okdiario.com/cultura/2017/05/20/records-estan-batidos-1005536utm_source=sharebuttons&utm_medium=mashshare&utm_campaign=mashshare

EL PINTOR ESPAÑOL, MAILLO

Las obras de Maillo son una buena inversión por menos de 6.000 euros. Una inversión de presente pero, sobre todo, de cara al futuro. Un joven que hace del talento gran parte de su ADN. Oriundo de Getafe, tiene 32 años. Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid y está representado por la Galería Ponce+Robles en la capital de España. Sus obras ya se encuentran en colecciones de China, Francia, Colom­bia, Perú, México, Brasil, Suiza o Alemania.

1. ¿Cuáles son tus comienzos después de graduarte en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid?
Soy seleccionado por Virginia Torrente para participar en la primera edición de Intransit, donde algunos alumnos recién licenciados entramos en contacto por primera vez con críticos, comisarios, galeristas y demás agentes de la escena artística para desarrollar una exposición en formato de laboratorio de intercambio de ideas. Antes de esto también fui seleccionado por el departamento de pintura para participar en el stand de la Universidad Complutense en una feria. Ahí realice mis primeras ventas, vendí todo un montaje de obras de pequeño formato. Meses después de esto, conozco a mi galerista José Robles y acordamos una exposición individual que tenemos que aplazar ya que Juan Ugalde me selecciona para participar en la exposición institucional A Vueltas con la Maldita Pintura en el Museo ICO.
¿Cuáles son tus referencias históricas y con que artistas te sientes mas identificado?
George Condo, Jonathan Lasker, Philip Guston, David Salle, son mis pintores de cabecera. Sin olvidar a Basquiat, Twombly, Tapies, Picasso, Goya o Velázquez, referencias básicas. Pero me siento muy identificado y atraído con la manera que tenia Picabia de entender la pintura. Otros pintores mas actuales con los que mi obra puede dialogar más y que sigo por redes son: Trudi Benson, Paulo Nimer Pjota o Josh Reames.
Tu fuente de inspiración son los cómics, la música y las series de televisión. Bebiendo así de la brecha entre baja y alta cultura, ¿qué quieres trasmitir?
Quiero transmitir la complejidad de vivir hoy en un mundo a toda hostia para el cual no estamos preparados, donde la capacidad de discernimiento de una realidad que no llegamos a entender está desbordada… No sabemos muy bien como nos afecta. ¿Cómo nos hacemos a nosotros mismos? ¿Son impuestas nuestras necesidades o propias? Yo me agarro a la cultura, entendido ésta como una red de referencias, conexiones y conversaciones. Pongo eso en el lienzo a modo de mapa conceptual, de campo de batalla. Líneas y manchas se superponen en un dialogo delirante fluyendo orgánicamente, espejo del propio mundo… Aprendiendo, desaprendiendo, progresando y regresando. Quizás todo esto transmita miedo o ansiedad, pero también mucho esplendor y yo fluyo ahí, en esa imagen verdadera del mundo que ya no entiende la exclusividad aristocrática del gusto.

Continua leyendo en…https://okdiario.com/opinion/2017/03/04/maillo-pinta-futuro-artistico-espana-798331