DE BRAD PITT A BOB DYLAN: TODOS QUIEREN SER PINTORES

Artista es considerado todo aquel que es capaz de crear partiendo de su propia inspiración. La inspiración y la creatividad no siempre son constantes ni van a la par, por eso la mayoría de los artistas crean mejor obra en unos periodos que en otros. Obtener el momento cúspide de la inspiración y mantenerlo es una gran habilidad. La línea entre artistas de un medio y otro es muy fina. En algunos casos la creatividad es innata y se puede tener tanto frente a una cámara como con un pincel.

Actores como James Franco, Brad Pitt o Adrien Brody, están mostrando sus habilidades artísticas frente a una tela. Se especula sobre si Brody podría llegar a tener su propia exhibición en la importante galería americana Pace. Su director, Marc Gimpcher no parece muy interesado. Brad Pitt es un conocido comprador en las ferias, sobre todo en las ferias americanas y de ahí se dice que vienen sus ideas artísticas. Johnny Deep, el artista fetiche de Tim Burton, es reconocido como un pintor de notable talento, con influencias del movimiento del expresionismo abstracto y sobre todo reconocido por su habilidad para los retratos. Pierce Brosnan, nos ofrece una visión algo más personal y estudiada, pues antes de ser James Bond, en sus años de juventud, a finales de la década de los 60 se formó en la prestigiosa escuela de arte Saint Martin’s en Londres. Vigo Mortensen, además del ya inmortalizado como rey de Gondor, descendiente de Isildur, uno de los papeles más destacados de su carrera, se ha presentado ante el mundo como un artista bastante polifacético de inestimable talento, aunque es poco proclive a mostrar sus trabajos en galerías, como si han hecho James Franco o como tal vez pretende Brody. Un caso sorprendente es el de Lucy Liu, que se dedicaba a pintar bajo el pseudónimo de Yu Ling, llegando a cobrar cierta reputación en algunas galerías del Reino Unido y Estados Unidos.

Continua leyendo en: https://okdiario.com/cultura/2017/07/14/artista-1162844?utm_source=sharebuttons?utm_medium=mail

EL MUNDO DEL ARTE NEOYORKINO QUIERE A HILLARY

El arte contemporáneo tiene un fuerte componente político. Su lenguaje abarca cualquier tema de nuestra sociedad actual. El condicionamiento de la sociedad de un país es el reflejo de su política. Con lo cual, cada vez son más los artistas que alzan su voz para hacerse escuchar en un ámbito político. El centro del arte contemporáneo a nivel mundial sigue siendo Nueva York. Está por encima de Londres por dos obvias razones: el arte contemporáneo americano sigue siendo en su totalidad de mayor calidad que el británico y el primer comprador de arte contemporáneo a nivel mundial sigue siendo con gran diferencia Estados Unidos. A día de hoy, Nueva York es el primer referente de arte contemporáneo a nivel mundial. Desde 1988, y por ocho mandatos consecutivos, Nueva York ha sido un estado demócrata incansablemente.
El mercado del arte neoyorkino apoyó a Hillary. Entre las muchas galeristas mujeres conocidas por ser demócratas como Mary Boone o Marian Goodman, el magnate y galerista Larry Gagosian, organizó una gala en una de sus galerías del barrio de Chelsea con el fin de levantar dinero para su campaña electoral. Entre otras, se subastaron obras de Jeff Koons, Barbara Kruger, Sarah Sze, Chuck Close y Cindy Sherman. Una de las obras más mediáticas fue de Elliott Arkin, que representaba una paleta de puja emulando a las de las casas de subasta con la cara de Trump con la boca abierta y una pelota de goma atada a ella con la idea de que el golpe hiciera que la pelota apuntara a la boca para hacerle callar. Hillary no pudo asistir a la gala, por ello durante el verano en los Hamptons en casa de los coleccionistas, Lisa y Richard Perry, se celebró un cocktail donde ella pudo personalmente agradecer a los artistas su apoyo, reafirmando una vez más la importancia que el arte tiene en la sociedad actual.

 

continua leyendo en… https://okdiario.com/opinion/2016/11/25/mundo-del-arte-newyorkino-quiere-hillary-557348

EL ARTE COMO FORMA DE INVERSION

 

El arte es una buena inversión. Lo ha sido históricamente y lo sigue siendo hoy en día. Desde nuestros propios orígenes, el hombre lo ha utilizado como elemento esencial para explicarse sus respectivos contextos. Es parte del legado histórico, social, político, intelectual y cultural de nuestra mundo. Siempre ha tenido un mercado y siempre lo tendrá. ¿Cuales son las condiciones para hacer una buena inversión en arte? Un inversor siempre busca obtener el mayor rendimiento con el menor riesgo. El arte permite ambas cosas.

Es cierto que quizás septiembre no sea el mejor mes para pensar en inversiones. Terminan las vacaciones y con ello el susto por el cargo de las tarjetas y la ducha de agua fría al constatar lo que hemos gastado. Con buenas intenciones, empezamos a pensar en formas de gastar menos y ahorrar más para así sacar mayor partido a nuestro dinero. No obstante, además de la austeridad, hay otro medio para optimizar nuestros recursos: el arte. Si invertimos nuestros ahorros, no nos arrepentiremos.
Pensemos primero en los beneficios abstractos de este sector. Suelen ser bienes que nunca pierden valor. Muy al contrario, lo ganan con el transcurso del tiempo, ya que es legado histórico y valor contemporáneo. Los beneficios a nivel humano y material son diversos, influyendo de forma diferente en cada individuo. No obstante, siempre lleva al alza el valor tangible de su patrimonio.
¿Cómo se posiciona un artista en el mercado y qué hace que una compra de arte sea una buena inversión? El creador ha de constituirse como “marca”, tratar de que su obra sea tan reconocida como sea posible. De manera indiscutible, cierto perfil de relaciones públicas es imprescindible. Un punto de seducción, también. Sus objetivos últimos son los coleccionistas públicos y privados. En definitiva, los compradores.
Continua leyendo en…
https://okdiario.com/opinion/2016/09/19/quiere-hacer-algo-util-dinero-invierta-arte-387968