DE BRAD PITT A BOB DYLAN: TODOS QUIEREN SER PINTORES

Artista es considerado todo aquel que es capaz de crear partiendo de su propia inspiración. La inspiración y la creatividad no siempre son constantes ni van a la par, por eso la mayoría de los artistas crean mejor obra en unos periodos que en otros. Obtener el momento cúspide de la inspiración y mantenerlo es una gran habilidad. La línea entre artistas de un medio y otro es muy fina. En algunos casos la creatividad es innata y se puede tener tanto frente a una cámara como con un pincel.

Actores como James Franco, Brad Pitt o Adrien Brody, están mostrando sus habilidades artísticas frente a una tela. Se especula sobre si Brody podría llegar a tener su propia exhibición en la importante galería americana Pace. Su director, Marc Gimpcher no parece muy interesado. Brad Pitt es un conocido comprador en las ferias, sobre todo en las ferias americanas y de ahí se dice que vienen sus ideas artísticas. Johnny Deep, el artista fetiche de Tim Burton, es reconocido como un pintor de notable talento, con influencias del movimiento del expresionismo abstracto y sobre todo reconocido por su habilidad para los retratos. Pierce Brosnan, nos ofrece una visión algo más personal y estudiada, pues antes de ser James Bond, en sus años de juventud, a finales de la década de los 60 se formó en la prestigiosa escuela de arte Saint Martin’s en Londres. Vigo Mortensen, además del ya inmortalizado como rey de Gondor, descendiente de Isildur, uno de los papeles más destacados de su carrera, se ha presentado ante el mundo como un artista bastante polifacético de inestimable talento, aunque es poco proclive a mostrar sus trabajos en galerías, como si han hecho James Franco o como tal vez pretende Brody. Un caso sorprendente es el de Lucy Liu, que se dedicaba a pintar bajo el pseudónimo de Yu Ling, llegando a cobrar cierta reputación en algunas galerías del Reino Unido y Estados Unidos.

Continua leyendo en: https://okdiario.com/cultura/2017/07/14/artista-1162844?utm_source=sharebuttons?utm_medium=mail

LO QUE ART BASEL HA DEJADO

La feria de Arte Moderno y Contemporáneo, Art Basel acaba de celebrar su cuadragésima octava edición. Este año, la feria ha tenido una de las valoraciones más positivas de su historia. Las razones son varias: el gran volumen de ventas, la presentación por parte de relevante galerías de obras de importancia histórica y calidad de museo, mas de 4,000 artistas representados y mas de 100,000 visitantes en una semana.

En la feria tenemos datos curiosos como los 116 Jet privados que llegaron a Basel el martes, frente a los 98 que llegaron en el 2016 en toda la semana. O los 3.4,00,000,000 que fue contabilizado como el valor del seguro total de las obras de arte que se exhibieron.

Lo cierto es que esta edición realmente se puede calificar como un éxito rotundo, puesto que antes de que el preview del primer día hubiese terminado, alguno de los dealers que asistieron en nombre de sus clientes ya habían hecho compras y ventas por valor de algunas decenas de millones de dólares, cifras que otras ferias del mismo tipo solo sueñan con alcanzar. Las obras importantes, se compran en su gran mayoría el primer o segundo día. Dealers que se mueven en nombre de alguno de los coleccionistas con más poderío dentro del mundo del arte, procedentes de Estados Unidos, Europa Occidental y cada vez con más frecuencia, fuerza e influencia, de Asia, concretamente de China.