ORIOL VILANOVA: EL ARTISTA COLECCIONISTA

Imagínate que un día visitas el mercado de las pulgas en París y compras una postal antigua. Imagínate que años más tarde estas visitando el mercado de la Place du Jeu-de Balle en Bruselas (el equivalente de nuestro Rastro Madrileño) y encuentras la misma postal. Oriol Vilanova lleva más de 15 años coleccionando postales de todo tipo que ha encontrado por partida doble en diferentes mercadillos. Con una formación de arquitecto, residiendo entre Bruselas y Barcelona, Vilanova muestra un entramado social de costumbres y tradiciones. Su obra es un diálogo de nuestra historia, de nuestra cultura, es inteligente, es conmovedora, es poética, siendo el resultado de años de coleccionismo por azar donde a partir de un objeto aparentemente tan banal como una postal, crea esta bellísima obra conceptual. A día de hoy Vilanova ha amasado más de treinta mil postales y un centenar de temas en las que ha clasificado esta enciclopedia de imágenes.

Consecuencia de su formación, los motivos arquitectónicos son los más presentes en su obra. La serie sobre columnas románticas genera una atracción que sobresale por encima de las demás, aunque su variedad de imágenes se extiende con multitud de temas que abarca desde banderas suizas, carreteras, gatos, naranjas hasta puestas de sol y zoos.

Continua leyendo en…https://okdiario.com/cultura/arte/2017/09/23/oriol-vilanova-artista-coleccionista-1347296?utm_source=sharebuttons?utm_medium=mail

 

LA FOTOGRAFIA ES ARTE PARA COMPRAR

La historia de la fotografía es corta en comparación con la de la pintura. Data al año 1839 con la aparición del primer procedimiento fotográfico: el daguerrotipo. Este histórico procedimiento ha sido utilizado en el mundo contemporáneo por algunos célebres fotógrafos como el Inglés Adam Fuss o el artista americano principalmente pintor, Chuck Close.

¿Por qué hay tanta demanda y mercado por la fotografía? Ciertamente es un medio de difícil comprensión para muchos, puesto que su aparente fácil ejecución hace que no sea considerada como un medio que conlleve talento alguno. Sin embargo, es un medio de la actualidad tan importante como la pintura o la escultura, con muchos seguidores y presencia en importantes colecciones privadas y públicas. La fallecida escritora Susan Sontag, pareja durante muchos años de Annie Lebowitz decía que “coleccionar fotografía es como coleccionar el mundo”.

La fotografía es una categoría atractiva y generalmente más accesible que la pintura. Su mercado es estable y diverso, y dado que hay mucho que ver, hay que educar el ojo para refinarlo. Antes de hacer una compra, es aconsejable considerar algunos puntos clave. Los precios dependen de:La importancia de la imagen, el medio, el número de copias y el tamaño.

 

Continua leyendo en… https://okdiario.com/opinion/2017/04/21/fotografia-arte-comprar-933441

 

VINO Y ARTE MARIDAJE PERFECTO

Con una historia que va desde el siglo XII, pasando por una serie de remodelaciones que datan del siglo XVI y algunos retoques de estilo francés en 1840, hasta la actual reforma de 1998, que apenas tiene veinte años, la bodega Otazu ejemplifica la identidad de la nación japonesa, a la que debe su curioso nombre: la conjunción entre los valores tradicionales y la modernidad más rompedora. A través de la producción de cuatro clases de excelente vino (desde un tempranillo hasta un Chardonnay), una estética impecable en sus instalaciones y una impresionante colección de arte contemporáneo, adivinamos una reflexión profunda en torno al concepto de conjuntar lo de ayer y lo de hoy de una manera armónica casi perfecta, de igual manera que se puede conjuntar el concepto del vino y el arte que se requieren para producirlo con el arte, en un concepto más convencional, y maquinarias históricas que se esconden en los pasillos del actual señorío que conforma la bodega.

Tal vez uno pueda preguntarse, y no sería extraño, ¿qué posible relación tienen una bodega a unos cuantos kilómetros de Pamplona y el arte contemporáneo? La respuesta se puede resumir en una sola palabra: status. La condición de prestigio y la posesión de obras de arte han ido de la mano desde que el arte comenzó a considerarse tal (allá por el siglo XVI) cuando los Medici entre otros mecenas comienzan a coger artistas bajo su ala, no por amor a la expresión artística, sino para promocionar su propio nombre. A lo largo de los siglos esto fue evolucionando de manera cada vez más explosiva, pasando por el concepto de los salones decimonónicos, hasta la actualidad, donde encontramos fuertes colecciones asociadas a grandes nombres, como puede ser la colección Saatchi o la de Aby Rosen, y ahora de manera cada vez más frecuente de importantes instituciones españolas como la Fundación Mapfre, la colección de fotografía contemporánea de la aseguradora DKV , la colección de Cassser, o de importantísimos despachos de abogados como Garrigues o Uria y Menendez. Todo es, a fin de cuentas, una manera de generar una imagen positiva para el público, no podemos olvidar que la imagen publicitaria de esta clase de fenómenos en impagable.

 

Continua leyendo en.. www.okdiario.com

EL ARTE COMO FORMA DE INVERSION

 

El arte es una buena inversión. Lo ha sido históricamente y lo sigue siendo hoy en día. Desde nuestros propios orígenes, el hombre lo ha utilizado como elemento esencial para explicarse sus respectivos contextos. Es parte del legado histórico, social, político, intelectual y cultural de nuestra mundo. Siempre ha tenido un mercado y siempre lo tendrá. ¿Cuales son las condiciones para hacer una buena inversión en arte? Un inversor siempre busca obtener el mayor rendimiento con el menor riesgo. El arte permite ambas cosas.

Es cierto que quizás septiembre no sea el mejor mes para pensar en inversiones. Terminan las vacaciones y con ello el susto por el cargo de las tarjetas y la ducha de agua fría al constatar lo que hemos gastado. Con buenas intenciones, empezamos a pensar en formas de gastar menos y ahorrar más para así sacar mayor partido a nuestro dinero. No obstante, además de la austeridad, hay otro medio para optimizar nuestros recursos: el arte. Si invertimos nuestros ahorros, no nos arrepentiremos.
Pensemos primero en los beneficios abstractos de este sector. Suelen ser bienes que nunca pierden valor. Muy al contrario, lo ganan con el transcurso del tiempo, ya que es legado histórico y valor contemporáneo. Los beneficios a nivel humano y material son diversos, influyendo de forma diferente en cada individuo. No obstante, siempre lleva al alza el valor tangible de su patrimonio.
¿Cómo se posiciona un artista en el mercado y qué hace que una compra de arte sea una buena inversión? El creador ha de constituirse como “marca”, tratar de que su obra sea tan reconocida como sea posible. De manera indiscutible, cierto perfil de relaciones públicas es imprescindible. Un punto de seducción, también. Sus objetivos últimos son los coleccionistas públicos y privados. En definitiva, los compradores.
Continua leyendo en…
https://okdiario.com/opinion/2016/09/19/quiere-hacer-algo-util-dinero-invierta-arte-387968