EL ARTE COMO FORMA DE INVERSION

 

El arte es una buena inversión. Lo ha sido históricamente y lo sigue siendo hoy en día. Desde nuestros propios orígenes, el hombre lo ha utilizado como elemento esencial para explicarse sus respectivos contextos. Es parte del legado histórico, social, político, intelectual y cultural de nuestra mundo. Siempre ha tenido un mercado y siempre lo tendrá. ¿Cuales son las condiciones para hacer una buena inversión en arte? Un inversor siempre busca obtener el mayor rendimiento con el menor riesgo. El arte permite ambas cosas.

Es cierto que quizás septiembre no sea el mejor mes para pensar en inversiones. Terminan las vacaciones y con ello el susto por el cargo de las tarjetas y la ducha de agua fría al constatar lo que hemos gastado. Con buenas intenciones, empezamos a pensar en formas de gastar menos y ahorrar más para así sacar mayor partido a nuestro dinero. No obstante, además de la austeridad, hay otro medio para optimizar nuestros recursos: el arte. Si invertimos nuestros ahorros, no nos arrepentiremos.
Pensemos primero en los beneficios abstractos de este sector. Suelen ser bienes que nunca pierden valor. Muy al contrario, lo ganan con el transcurso del tiempo, ya que es legado histórico y valor contemporáneo. Los beneficios a nivel humano y material son diversos, influyendo de forma diferente en cada individuo. No obstante, siempre lleva al alza el valor tangible de su patrimonio.
¿Cómo se posiciona un artista en el mercado y qué hace que una compra de arte sea una buena inversión? El creador ha de constituirse como “marca”, tratar de que su obra sea tan reconocida como sea posible. De manera indiscutible, cierto perfil de relaciones públicas es imprescindible. Un punto de seducción, también. Sus objetivos últimos son los coleccionistas públicos y privados. En definitiva, los compradores.
Continua leyendo en…
https://okdiario.com/opinion/2016/09/19/quiere-hacer-algo-util-dinero-invierta-arte-387968

LA POLEMICA ALREDEDOR DE HIRST

Damien Hirst lo tiene claro: “El miedo de cualquier artista es que te ignoren, así que si te critican, es maravilloso”. Al chico de barrio pobre no le importa que lo difamen. De hecho, le gusta. Creció en la constante turba gris que envuelve Leeds. Ahora, es el artista más rico de Reino Unido con una fortuna que ronda los 1.500 millones de dólares.

Hirst se educó en la religión católica, influencia que más tarde sería un factor clave en obras como ‘The Virgin Mary’, ‘God’ o ‘For the love of God’. Sin embargo, su personalidad indomable nunca ha entendido de catecismos. Su predilección por los líos y la polémica ha sido una constante en su exitosa trayectoria. Hay, además, otro aspecto indispensable que ha marcado su obra: el morbo. Desde muy joven, se mostró fascinado por la enfermedad, las lesiones y la muerte.

Una tendencia que incluso fue reconocida por su propia madre y que lo llevó a diseccionar animales y meterlos en formol. Los defensores de los animales se le echaron encima, los más puristas en el mundo del arte lo calificaron de “aberración”. Él, sin embargo, se hizo multimillonario y jamás ha renunciado a esa provocación que tanto dinero ha metido en sus bolsillos y que ha situado su cara en la portada de las revistas más importantes del mundo.

Continua leyendo en…

https://okdiario.com/opinion/2016/09/13/rebelde-morboso-multimillonario-damien-hirst-373258