CULTURA A GOLPE DE CHEQUE

Es un hecho innegable, que desde la creación del arte como concepto, aproximadamente a finales del siglo XV, al margen del mecenazgo de la iglesia, los coleccionistas y mecenas privados, han estado unidos a los artistas, sus obras, la colección y comisión de las mismas. Nombres como el de la familia Medicci, que pusieron bajo su ala a Miguel Ángel, son un ejemplo de las grandes figuras impulsoras de las artes de su momento, una costumbre que hoy, cuando estamos inmersos en una de las fases más trepidantes en cuanto a lo que a mercado del arte se refiere, no ha desaparecido, simplemente han cambiado de nombre.

 

Al igual que existen grandes obras de arte, con precios astronómicos, como la vendida hace apenas un par de semanas de Jean Michel Basquiat por 110 millones de dólares, también existen obras que no pasan por subasta y que han sido adquiridas por los coleccionistas más exquisitos de todas partes del mundo. Keneth Griffin ha adquirido obras como Interchange de Willem de Kooning o nº17 A de Jackson Pollock por 300 millones cada una respectivamente. Magnates como Steven A. Cohen adquirieron obras de grandes figuras del arte moderno como Picasso, por 155 millones, sin discriminar las últimas tendencias del arte contemporáneo de Willem de Kooning en su obra Woman III, por 137 millones de dólares. Aunque ocasionalmente encontramos figuras anónimas que adquieren obras de Andy Warhol con sus Silver Car Crash (105 millones de dólares), o el Retrato de Adele Bloch-Bauer de Gustav Klimt por 87 millones, también encontramos coleccionistas más reconocibles, como puede ser la familia real de Qatar que compró piezas de Munch, una de sus obras más famosas, de título El Grito, Paul Cézanne y sus Jugadores de Cartas, o el famoso Nafea Faa Ipoipo de Paul Gauguin por 119, 250 y 300 millones respectivamente.

 

Continua leyendo en…https://okdiario.com/opinion/2017/06/02/cultura-golpe-cheque-1044066?utm_source=sharebuttons&utm_medium=mashshare&utm_campaign=mashshare

EL ARTE EN LA TAUROMAQUIA

¿Es la Tauromaquia un arte? Numerosos escritores como Hemingway o García Lorca lo afirmaron, al igual que el reciente galardonado con el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa. Que además cree que la tauromaquia tiene una gran influencia en la literatura, la filosofía y la compara con la danza. “En un baile produces algo que es absolutamente emocionante, hermoso y al mismo tiempo efímero, al igual que en la corrida”.

La Tauromaquia es muy popular a nivel mundial. Se practica en muchos más países de los que uno puede imaginarse no obstante este legado cultural y artístico español, es más que un matador enfrentándose a un toro. Como dijo el maestro Antonio Bienvenida “Un verdadero aficionado es al que más toros y toreros le caben en la cabeza”.

 

La tauromaquia ha sido representada por múltiples artistas plásticos tanto españoles como europeos. A través de temáticas amplias como puede ser el combate entre el toro y el torero, el toro en sí mismo, los desfiles, las plazas y los espectadores Goya comenzó con sus dibujos y grabados taurinos en el año 1814. Sin embargo, el estilo del impresionismo fue el que mejor casó con la pintura taurina. El color convertido en luz, el trazo como insinuación de una geometría, y otros elementos igualmente expresivos constituían el lenguaje más adecuado para un universo partido entre el sol y la sombra de la plaza, una metáfora del combate del animal que se debatía entre la vida y la muerte. Algunos de los pintores impresionistas más destacados que plasmaron esta temática fueron Manet, Darío de Regoyos, Ramón Casas, Fortuny y Mary Cassat.

 

Continua leyendo en…  https://okdiario.com/cultura/2017/05/12/arte-tauromaquia-988409?utm_source=sharebuttons&utm_medium=mashshare&utm_campaign=mashshare