OBAMA APRUEBA UNA LEY QUE REABRE EL INTERCAMBIO CULTURAL CON RUSIA

Faltan solo dos semanas para que Obama abandone la Casa Blanca y otorgue su relevo al presidente ya electo Donald Trump. Obama, abriendo campo de apoyo a Trump, el pasado 16 de diciembre aprobaba una ley que otorgaba a los países extranjeros inmunidad a la jurisdicción estadounidense en los casos relacionados con la exposición temporal de obras de arte prestadas y objetos de importancia cultural.

El intercambio de ideas, información y arte entre otros aspectos de la cultura entre países fomenta la comprensión mutua. Con esta ley Obama fomenta la diplomacia cultural y con ello una mayor comprensión de ideas entre países. La diplomacia cultural tiene gran fuerza y puede crear una gran influencia jugando un papel importante en el logro de objetivos de seguridad nacional y empatía entre países.
Esta ley favorece de un modo particular a Rusia ya que desde el año 2011 los museos rusos no han prestado ninguna obra a museos americanos y viceversa. Por fin se abre este intercambio cultural que permitirá al Hermitage exhibir obras del Museum of Modern Art de Nueva York o al Getty Museum of Fine Arts exhibir obras del Museo de Bellas Artes de Pushkin en Moscú.

Continua leyendo en..  https://okdiario.com/opinion/2017/01/07/648358-648358

EL MUNDO DEL ARTE NEOYORKINO QUIERE A HILLARY

El arte contemporáneo tiene un fuerte componente político. Su lenguaje abarca cualquier tema de nuestra sociedad actual. El condicionamiento de la sociedad de un país es el reflejo de su política. Con lo cual, cada vez son más los artistas que alzan su voz para hacerse escuchar en un ámbito político. El centro del arte contemporáneo a nivel mundial sigue siendo Nueva York. Está por encima de Londres por dos obvias razones: el arte contemporáneo americano sigue siendo en su totalidad de mayor calidad que el británico y el primer comprador de arte contemporáneo a nivel mundial sigue siendo con gran diferencia Estados Unidos. A día de hoy, Nueva York es el primer referente de arte contemporáneo a nivel mundial. Desde 1988, y por ocho mandatos consecutivos, Nueva York ha sido un estado demócrata incansablemente.
El mercado del arte neoyorkino apoyó a Hillary. Entre las muchas galeristas mujeres conocidas por ser demócratas como Mary Boone o Marian Goodman, el magnate y galerista Larry Gagosian, organizó una gala en una de sus galerías del barrio de Chelsea con el fin de levantar dinero para su campaña electoral. Entre otras, se subastaron obras de Jeff Koons, Barbara Kruger, Sarah Sze, Chuck Close y Cindy Sherman. Una de las obras más mediáticas fue de Elliott Arkin, que representaba una paleta de puja emulando a las de las casas de subasta con la cara de Trump con la boca abierta y una pelota de goma atada a ella con la idea de que el golpe hiciera que la pelota apuntara a la boca para hacerle callar. Hillary no pudo asistir a la gala, por ello durante el verano en los Hamptons en casa de los coleccionistas, Lisa y Richard Perry, se celebró un cocktail donde ella pudo personalmente agradecer a los artistas su apoyo, reafirmando una vez más la importancia que el arte tiene en la sociedad actual.

 

continua leyendo en… https://okdiario.com/opinion/2016/11/25/mundo-del-arte-newyorkino-quiere-hillary-557348

UN ARTISTA LLAMADO DONALD TRUMP

El pasado 9 de noviembre, Donald Trump, empresario, productor, actor, presentador, escritor y ejecutivo, se coronaba, con muy poca experiencia en política, como el 45 presidente de los Estados Unidos. No solo demócratas, el mundo entero está aterrado ante un hombre acusado de ser homófobo, racista, vulgar, mentiroso, misógino… entre otras cosas. Estados Unidos es una gran nación, país de oportunidades y de grandes ideas. Con el pensamiento positivo que caracteriza a los americanos hay que confiar en que Trump será un muy buen presidente, después de todo es un hombre inteligente que ha sabido triplicar su imperio tras padecer varias crisis financieras que lo han llevado más de una vez a la bancarrota comercial. Dejemos que el futuro hable por sí mismo en lugar de predecirlo negativamente.

Trump ha “coleccionado” mujeres, edificios y millones… pero nunca arte. El magnate inmobiliario tiene varias replicas en lugar de obras originales. Trump afirma que su imperio vale 10 billones de dólares, pero cree que la inversión inmobiliaria es más rentable que la inversión en arte. No tiene sensibilidad ni apreciación artística, lo que le interesa es la firma, no la composición, la pincelada o la historia de una obra. En su avión cuelga una obra de Renoir de dudosa autenticidad, ya que una obra de tal calibre no estaría colgada en un avión y se sabe que la autentica versión de ‘La Loge’ está en el Courtland Institute de Londres. En la torre Trump cuelgan varias obras de arte, pero se dice que son prestamos de galerías, que no pertenecen al presidente electo. Su interés artístico se limita a obras decorativas con poco valor y a autorretratos distribuidos por sus distintas casas.

Continua leyendo en…https://okdiario.com/opinion/2016/11/11/artista-llamado-donald-trump-521748